Breve Historia de la Puka Picante




Había una historia, la de un guerrero chanka que regresó vivo de una batalla contra un grupo de soldados del imperio Inca, regresó a tierras cercanas al actual sitio de Huamanga, donde allí vivía a la defensiva eterna, a la guerra constante, a la pelea diaria por defender territorios.

Ese día que salvó su vida al escapar herido de sus enemigos, y al sorprender a sus parientes por sus duras heridas, reposó sobre los campos que todavía eran suyos y al ver la sangre que tenía sobre el cuerpo y al gritar: "puka" de dolor, su madre le preparó un gran plato de carne de llama aderezada con salsa de maní y beterraga. Luego de saciarse el soldado regresó a luchar, pero nunca regresó.

Este antíquisimo plato se sirve por tradición durante los días de celebración de la Semana Santa, sobre todo en Huamanga, lugar que más defiende su estampa, y a sus guerreros chankas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate